Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

sábado, 2 de enero de 2010

Sobre el apéndice fotográfico de la 2ª edición de República y Guerra Civil en Monesterio


Sin duda alguna, la segunda edición del República y Guerra Civil en Monesterio contará con un valioso aparato gráfico. Tras salir en junio de 2008 la primera edición muchos vecinos de Monesterio me ofrecieron espontáneamente fotografías antiguas así como otros documentos de cara a una futura publicación. El resultado ha sido el aumento del doble de páginas (ahora más de 100) dedicadas a documentos gráficos. Se mantienen todas las imágenes que aparecían en la primera edición. 120 son fotografías individuales de los protagonistas de la época, o de grupo que también las hay. Las últimas fotografías conseguidas han sido del Alférez de Ametralladoras muerto en el Frente de Teruel, único que conserva el nicho intacto, Juan Calvo Nogales, o el caído cuyos restos fueron trasladados en 1958 al Valle de los Caídos, el sargento Manuel Sayago Bautista. Fruto de esa generosidad, también me han cedieron una fotografía de mi bisabuelo Daniel Muñoz, Arrendatarios de las Pesas y Medidas de Monesterio en 1936. Pero también hay imágenes de gran valor como una que recoge un instante de una de la Semana Santa de Monesterio del año 1940, tomada desde el balcón del actual Ayuntamiento y en la que distingue perfectamente a las autoridades; otra del interior de la Capilla de Lourdes, primera en arder en el incendio de la Parroquia en 1936; otra del Señor del Paso, muy venerado antiguamente en Monesterio, en el interior de su urna de plata; los azulejos que estaban en la fachada del Comercio de los Sobrinos de José Sampedro y que tuvieron que ser retirados en 1936 para evitar que fueran dañados por las piedras que le tiraban los socialistas; otra de la Casa del Bastimento de Monesterio, edificio histórico del siglo XVI derruido en la década de 1990 y que fue en febrero de 1936 sede de una mesa electoral; un reportaje completo de la «Casa de Doña Marina» en la que tuvo lugar un tiroteo en 1938 y que aún se conservan los disparos en la fachada… También se ha incrementado la reproducción de documentos de la época; a esta cuestión le doy mucha importancia porque me interesa que el lector conozca como es el material -la materia prima- que utilizamos los historiadores para conocer la Historia. En fin, una grata noticia para 2010. De nuevo, la financiación de este proyecto ha sido propia, porque creo que merece la pena difundir este libro.