Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

lunes, 9 de marzo de 2009

Cuando mi tatarabuelo fue «Alcalde Popular» de Monesterio durante la I República (1873)

En mayo de 1873 se seguía en el Juzgado de Instrucción de Fuente de Cantos un sumario contra unos vecinos de Monesterio acusados de «sedición» y de «usurpación» del Baldío de Calilla. Éste todavía estaba pendiente de venta y aún estaban frescas las reivindicaciones vecinales aunadas en varios acuerdos municipales. Las autoridades de entonces, entre ellas mi tatarabuelo, Antonio Sayago Muñoz (que en ese momento era Concejal) se constituyeron en fiadores personales para que los presos fuesen excarcelados y para ello se obligaron a responder por la cantidad de 1.000 pesetas de la época. Es decir, garantizaron ante el Juez su honor y su patrimonio en defensa de unos vecinos de Monesterio que a su juicio estaban injustamente encarcelados. Estas actitudes ya no se ven. Estos hechos se produjeron quizás en la etapa más convulsa del «Sexenio Revolucionario», en la I República. También lo fue en la política local, ocupando la Alcaldía, denominada «Popular» diversos Alcaldes, entre ellos mi tatarabuelo, el citado Antonio Sayago Muñoz. La deriva local de ese tiempo era totalmente extremista a la luz de los hechos, y Sayago Muñoz apenas ocupó la primera magistratura municipal apenas unos meses. Sayago Muñoz ingresó en la política en 1868 tras la renovación del Ayuntamiento causada por la «Revolución de la Gloriosa» que expulsó del país a Isabel II.