Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

domingo, 2 de noviembre de 2008

Sobre el Cementerio de Monesterio






Un mes antes de que el Rey Fernando VII anulara la Constitución de Cádiz por Decreto dado en Valencia el 4 de mayo de 1814 se produjo el primer enterramiento en el «Cementerio Provisional de esta villa, sito en la Ermita de Nuestra Señora de las Candelas» de Monesterio. La primera inhumación fue de una mujer llamada María Josefa Sayago, de 14 años de edad, el 5 de abril de 1814. Hasta entonces los enterramientos se producían dentro de la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, que tenía el suelo de tierra. Cada familia tenía su zona, y según fuera el estatus tenían la sepultura más cercana al Altar Mayor. En éste todavía se producía enterramientos a principios del siglo XIX. Hay informes de principios del siglo XX que atestigua que medio Cementerio era propiedad de la Iglesia, y el otro del Ayuntamiento, y que éste usurpó aquella parte. La Ermita de las Candelas era un edificio del siglo XV que originariamente fue también de la advocación de San Blas. Por necesidades de la Parroquia, fue vendido el tejado en 1811 de la ermita y sólo quedó en condiciones la capilla (que estaba en la zona de la actual sala de autopsias). El Obispo Prior de San Marcos de León, José Casquete de Prado y Bootello ordenó en 1825 que esa capilla fue habilitada para el Cementerio, mandato que a la vista de los hechos no se materializó. En 1924 fueron derribados los últimos restos de la Ermita, que lo constituía unos arcos. Originariamente las inhumaciones se hacían en la tierra, detrás de las tapias de la ermita. Avanzado el siglo XIX los vecinos adinerados empezaron a hacer sus nichos por su cuenta. Las lápidas más antiguas son de 1860. Una de las partes más antigua del Cementerio es la acera de San Pedro.