Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

sábado, 11 de octubre de 2008

Una noticia aparecida en el diario digital Crónicas de un Pueblo

El diario digital Crónicas de un pueblo, periódico independiente de las Vegas Bajas, se hico de mi intervención en las VIII Jornadas de Historia de Montijo. He aquí la noticia publicada:


Ayer el Licenciado en Historia y en la actualidad estudiante de cuarto de Derecho, Antonio Manuel Barragán Lancharro, habló sobre “La situación política de la comarca de Montijo antes y después de la proclamación de la II República”, una de las etapas que sin duda marcó el curso de la Historia de España. Barragán Lancharro aportó novedades muy interesantes de este período de nuestra historia. En este sentido habló sobre un convenio firmado el 20 de septiembre de 1930 entre el Ayuntamiento de Montijo y el Centro Obrero sobre las bases que establecían un salario mínimo en el que se daba preferencia a los obreros vecinos en detrimento de los forasteros. Convenio firmado por el alcalde Juan Gragera Quintana y Sebastián Gabardino por el Centro Obrero. Asimismo Antonio M. Barragán informó de los sucesos que el 31 de mayo de 1931 se vivieron en Puebla de la Calzada con ocasión de las elecciones municipales celebradas ese día, en el que le costó la vida por un disparo al joven obrero agrícola Manuel Soto Lechón, en un enfrentamiento con la Guardia Civil. Ambos casos no habían sido publicados, ni tratados hasta ahora por ningún investigador.

El ponente y algunos asistentes mostraron disparidad de criterios sobre la legalidad o ilegalidad ante el proceso de la proclamación de la II República, ya que según el ponente no se esperó a la constitución de los Ayuntamientos que tenían como fecha prevista el 16 de mayo. Estos plazos, señlaló el ponente, eran una garantía política para que se viesen las protestas electorales ante los tribunales sobre algo más del 25% de los pueblos del conjunto del territorio español. Varios asistentes mostraron otro punto de vista muy diferente ya que alegaron que ante la marcha del rey Alfonso XIII, el Real Decreto que convocó las elecciones del 12 de abril, entre otras cuestiones había quedado derogado.