Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

domingo, 19 de octubre de 2008

La ascedencia monesteriense del Obispo de Córdoba José Antonio Infantes Florido


El 6 de noviembre de 2005 falleció en Gelves (Sevilla) monseñor José Antonio Infantes Florido, Obispo emérito de Córdoba. Las cabeceras de los diarios más importantes del país se hacían eco en sus obituarios de su figura. Había nacido el 24 de enero de 1920 en Almadén de la Plata (Sevilla). Sus padres se llamaban Basilio Infantes Muñoz y María Florido Delgado. Habían contraído matrimonio en la Parroquia de San Pedro Apóstol de Monesterio el 26 de julio de 1902. María Florido era natural y vecina de esta última localidad, en la que su familia la componía acomodados labradores y era hija de José Antonio Florido Villalba y de Teresa Delgado Garrón. Ésta era hermana de Feliciana y de Dolores Delgado Garrón, ambas tatarabuelas mías, fallecidas en 1882 y en 1929 respectivamente. La otra hermana era Manuela Delgado Garrón, casada con Antonio Vasco Villalba. En Monesterio eran conocidas como las «Garronas». El bisabuelo de José Antonio Infantes Florido, José Florido y Carballar, zapatero de profesión, había sido Alcalde Constitucional de Monesterio en 1861-1862, y fue el que otorgó más de seiscientas escrituras de propiedad a favor de los vecinos que tenían tierras en la antigua Dehesa del municipio llamada del «Alcornocal». Durante la República, su hermano, Jerónimo Infantes Florido, fue Secretario del Ayuntamiento de Monesterio, siendo destituido el 4 de agosto de 1936 por el Teniente Coronel Carlos Asensio Cabanillas. Mientras que vivió María Florido Delgado, ésta no perdió el contacto con los parientes de Monesterio, y mantenía mucha amistad con mis bisabuelos que eran primos hermanos suyos, Concepción Sayago Delgado y Daniel Muñoz Delgado, en cuya casa pernoctaba cuando acudía a la Feria de Monesterio, hace más de ochenta años (vivienda situada con el número 63 en la calle Real hasta 1931, hoy Paseo de Extremadura 259). También mantenía amistad íntima con sus primos hermanos Timoteo Vasco Delgado y con Venancia Muñoz Delgado (hermana de mi bisabuelo y esposa de Antonio Parra Rubio, dueño de «El Cono»). Venancia y su hermano Manuel Muñoz Delgado, «El tío Madriles», eran los padrinos de Manuel Infantes Florido, comerciante en Almadén de la Plata. El Obispo era el ahijado de Antonio Mestre Calderón. El padre de éste, Manuel Mestre Acosta había sido arrendatario de Basilio Infantes. Por esta razón, la familia Mestre de Monesterio también tenía amistades con la familia Infantes de Almadén de la Plata.
José Antonio Infantes Florido era Doctor en Derecho Civil por al Universidad de Sevilla, en la que fue docente y Vicedecano de la Facultad de Derecho de la misma. También era Doctor en Derecho Canónico por la Universidad Gregoriana de Roma. En Sevilla fue párroco de la Iglesia del Salvador, en la cual casó a parientes suyos de Monesterio. El 21 de septiembre de 1967 fue consagrado Obispo de Canarias, en cuya sede permaneció 11 años. Durante su misión pastoral tuvo problemas con las autoridades franquistas, pues en los años setenta cedía locales diocesanos para reuniones clandestinas. Durante la homilía en la misa funeral de Franco en noviembre de 1975 pidió que se rezara por todos sin excepción, provocando al día siguiente la implacable protesta de la Prensa del Movimiento de Canarias.

El 25 de mayo de 1978 fue consagrado Obispo de Córdoba, ocupando esta sede hasta 1996, fecha en la que presentó la renuncia a su dignidad, pasó a ser Obispo Emérito. Autor de varias obras, era también articulista en el ABC de Sevilla y en el Diario de Córdoba. El ocho de noviembre de 2005 fueron oficiadas las exequias por el Cardenal de Sevilla Carlos Amigo Vallejo y el Obispo de Córdoba Juan José Asenjo.