Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

sábado, 12 de abril de 2008

José Gallego Paz, Catedrático de Matemáticas.



En el testamento de Manuel Gallego Mexías, Abogado de los Tribunales de la Nación, último Vicario de Santa María de Tudía y Párroco de Segura de León en el siglo XIX hizo constar que hizo todos los esfuerzos para dar carrera a cinco sobrinos. A uno le dio carrera eclesiástica, a otro la carrera de la abogacía, a otro una carrera literaria, a otro la carrera militar y al último la de ciencias. Su preferido era el que había escogido la carrera eclesiástica, Vicente Gallego y Paz, que fue Teniente de Cura en Fuente de Cantos y que fue uno de los albaceas testamentarios. Todos destacaron, pero especialmente José Gallego Paz. Había estudiado sus primeras letras en el Colegio establecido en Tentudía. Manuel Gallego le había sufragado la carrera científica. Desempeñó gratuitamente una cátedra en la Escuela Libre Profesional de Huelva, donde ejercía de Catedrático de Matemáticas en su Instituto Provincial. Más tarde se trasladó a Jerez de la Frontera a ocupar esa misma plaza en el Instituto. En este centro desempeñó también la docencia en la Cátedra de Agricultura. Cuando murió, el Ayuntamiento de Monesterio decidió cambiar la calle Trajano por la de «José Gallego Paz». También acordó colocar una placa conmemorativa en la fachada de la casa en la que nació, hoy inexistente porque se desprendió en un temporal en 1948. El motivo del homenaje fue que «hombres de su naturaleza honran los pueblos donde nacen». La casa formaba parte del inmueble que fue Cámara Agraria Local y que daba a la parte del Altozano. La casa era muy humilde, pues tenía el suelo de tierra y el umbral era un sillar romano que apareció cuando fue demolido el inmueble en 2002.