Consiga un ejemplar de la segunda edición del libro "República y Guerra Civil en Monesterio"

domingo, 17 de febrero de 2008

«Josefa Acosta Palop: A la memoria de mi hermana que fue una santa»



La maestra Pepa llegó a Monesterio en 1910. Había sido contratada para dar clases a los niños sin recursos que estaban inscritos en la Escuela del Ave María, dependiente de la Parroquia. Con ella vinieron sus padres y su hermano Eduardo. Eduardo Acosta fue pintor y maestro de pintores. Una de sus primeras obras, una copia del Jesucristo en manos del Eterno Padre del Greco, donada a la Iglesia de Monesterio, así como un lienzo de la Virgen de Tentudía fueron destruidos en el incendio de 1936.
La maestra Pepa se casó muy mayor con Juan Catalán Sayago, conocido por El Juano. El Juano estuvo casado en numerosas ocasiones y maltrataba a sus esposas. Estuvo en la cárcel por los sucesos de 1936. Pepa Acosta tuvo que separarse y se fue a vivir a casa familiar en la calle Hernán Cortés. El 23 de febrero de 1930 se suicidó la maestra Pepa arrojándose al pozo del patio. El único recuerdo que queda es la impresionante lápida de azulejos presida por un Jesús del Gran Poder que hizo su hermano Eduardo para su nicho. En todas las mañanas soleadas hay un juego de luces y sombras entre los cipreses y las aristas de la hornacina del nicho, en la acera de San Pedro del Cementerio de Monesterio.